Japan World
¡Konnichiwa!~
Bienvenido a Japan World, un foro dedicado exclusivamente a la cultura japonesa. Aquí puedes empaparte de arte japonés como manga, anime, cosplay... y conocerlos un poquito más a fondo. Registrate ¡ya! si aún no lo has hecho, o conectate si tienes una cuenta.
¡Sayonara! ;3


Lugar para hablar de todo lo relacionado con la cultura japonesa. Únete!
 
PortalÍndiceMiembrosBuscarFAQConectarseRegistrarse

Comparte | 
 

 - I will never forget it ~ [Actualización varios capítulos]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4
AutorMensaje
*_Gemi-chan~*
Administrador
Administrador


Cantidad de envíos : 859
Puntos : 1154
Fecha de inscripción : 21/08/2008
Edad : 21
Localización : En la iglesia de los Suburbios de Midgar.

MensajeTema: Re: - I will never forget it ~ [Actualización varios capítulos]   Mar Mar 30, 2010 11:06 pm

Aquí lo teneis chicas, el capítulo 9 ^^

Capítulo 9.

La cena con Stephan fue entretenida, pero a la vez se me pasó demasiado deprisa. Antes de ir con él, me dirigí a la habitación de Tom y le comuniqué que hoy tampoco iba a poder cenar con ellos.

- Está bien. No te preocupes.
- Oye, Tom, una cosa que quería comentarte... –hice una pausa y tomé aire- No le he dicho nada a tu hermano, no quiero que se vuelva a enfadar conmigo. Si te preguntara...
- Me invento algo. –me cortó- Que te diviertas.

No me dejó mediar más palabra, ya que me dio un fugaz beso en la mejilla y cerró la puerta. No parecía estar “enfadado” –con todo el sentido de la palabra-, pero creo que no le hizo mucha gracia que no cenara con ellos.

- No, si es que te luces de una forma, Gema... –dije, hablando conmigo misma.

Cuando terminamos de cenar me preguntó si quería tomar alguna copa, pero me negué; no me gustaba demasiado el alcohol, y tenía que acostarme pronto para poder madrugar al día siguiente. Me acompañó hasta la habitación, sin soltar mi mano en todo el camino. Algo me decía que estaba aprovechando estos últimos momentos juntos, antes de que me fuera a Alemania: antes de no volvernos a ver en, ¿semanas?, ¿meses? Tal vez, incluso no nos volviéramos a ver nunca más...

Al pensar en eso, mi rostro se ensombreció, y él se dio cuenta.

- Oye, pequeña, ¿qué te pasa?

“Pequeña...” Así me llamaba Tom cuando estábamos a solas, decía que sonaba cariñoso, y que se le ocurrió gracias a mi aspecto infantil. Sonreí al recordar a Tom llamándome ‘pequeña’.

- Nada. ¿Por qué lo decías?
- Ah, te había notado triste. –sonrió, y entrelazó sus dedos con los de mi mano.

Apenas dirigimos algunas palabras más, hasta llegar a la puerta de mi habitación. Nos quedamos unos minutos en silencio, con la cabeza agachada. Me empezaba a sentir incomoda por momentos; odiaba las despedidas.

- ¿A que hora vas a irte del hotel? –rompió el silencio incómodo que se había formado.
- No lo sé muy bien, pero supongo que los chicos pasarán a por mí y nos iremos juntos... –hizo una mueca.- ¿Pasa algo?

Alcé una ceja, medio mosqueada. ¿Acaso no me podía ir con mis amigos? Oh Díos mío, no me digas que Stephan es el tipo de chico que no te deja ni un instante. ¡No los aguanto!

- ¿Qué? –contestó, con los ojos en blanco.
- No sé, has hecho una mueca extraña.
- Ah, no. Es sólo que me gustaría ir contigo hasta el aeropuerto. –murmuró.
- Es que yo me tengo que marchar con todo el equipo, Stephan. –agachó la mirada, lo que hizo que sintiera un poco de pena por él- No te preocupes, nos volveremos a ver pronto. –sonreí.

A penas terminé de hablar, me dí cuenta de que me encontraba rodeada por los musculosos brazos de Stephan, y nuestros labios se fundían en un largo y tierno beso. Cuando terminó, me quedé abrazada a él durante un rato, con mi cabeza en su pecho –nótese la diferencia de altura-.

- Claro que nos volveremos a ver pronto, pequeña.


A la mañana siguiente hice caso omiso a la alarma de mi móvil, por lo que me quedé dormida durante un rato muy largo. Por suerte alguien llamó a la puerta y fue cuando pude despertarme.
Me dirigí a abrir lentamente, arrastrando los pies por el suelo y bostezando, ya que tenía bastante sueño a causa de los días anteriores que había tenido que madrugar. Abrí sin muchas ganas, y me encontré a Bill delante de mí: arreglado y mirándome con los ojos como platos.

- ¡¿Aún no te has cambiado?! –me gritó- ¡Ya están llevando nuestras maletas a la furgoneta!
- ¿Qué dices? –pude ser capaz de articular, aún con los ojos medio cerrados- ¿Qué hora es?
- Las once y media. –separó cada sílaba.- ¡Venga, vamos! ¡Vístete que te ayudo a recogerlo todo!

Entró atropelladamente en mi habitación, cogió unos vaqueros y una camiseta de mi maleta y me metió junto con la ropa en el aseo, cerrando la puerta. Yo aún seguía más dormida que despierta.

- ¡Arréglate ahí dentro mientras te recojo esto!
- Está bien, está bien... –balbuceé.
- ¡Y date prisa! –concluyó.

Me vestí con la ropa que me había dado Bill –bastante cómoda y casual, como sabía este chico lo que me gustaba-, y me maquillé un poco. Me había duchado la noche anterior, después de la cena con Stephan, por lo que aún tenía el pelo húmedo al no habérmelo secado. Stephan... No sabía si sólo había sido un royo para él –cosa que no me gustaba en absoluto-, o si de verdad en estos... ¿Un día? ¿Dos días? ¿Día y medio? Pff, yo lo único que quería era que por lo menos, no se olvidara de mí. Porque a mí me costaría olvidarme de él, para que mentir; cada vez que recordaba su espléndida sonrisa, sus oscuros ojos...

- ¡Geme, aquí fuera está todo listo! –interrumpió Bill mis pensamientos.

Como ya había terminado de arreglarme, salí del baño, contemplándolo sentado en el sofá de la habitación con las piernas cruzadas y las manos en las rodillas. Parecía satisfecho de lo que había hecho, lo cual hizo que riera por lo bajito.

- ¿Y las maletas?
- En tu cama. –sonrió, con esa caracterizadora simpatía que erradiaba.
- Gracias Bill. –dije, devolviéndole la sonrisa.

Se levantó del sofá de un salto y me ayudó a coger mis maletas mientras yo metía en el neceser las cosas que tenía esparcidas por el baño: peines, maquillaje, plancha del pelo...
Cerramos la habitación y nos encaminamos por el hotel hacia la furgoneta donde se llevarían el equipaje. Bill se enganchó de mi brazo, como siempre solía hacer.

Dejamos las maletas –justo a tiempo, por lo que me libré de otra bronca por parte de Jost- y fuimos a buscar a los demás para ir al aeropuerto. Cuando Tom me vio, noté como su expresión cambió, lo que hizo que me sintiera realmente mal. Al parece no le hizo mucha gracia que me fuera a cenar con Stephan, después de todo... Me acerqué a él y lo abracé, lo que hizo que los demás se quedarán extrañados. Era mi forma particular de pedir perdón: abrazando, ya que las palabras siempre me traicionaban.

- ¿Lo pasaste bien anoche con musculman? –me susurró al oído.
- ¿Cómo sabes que...? –le miré extrañada, aunque el mote era bueno.
- ¿Qué está cuadrado? Lo vi en la cafetería, ¿recuerdas? –hizo una pausa, pero seguímos abrazados- Geme, sabes que te apoyo en tus decisiones, pero no quiero verte sufrir.

Me abracé a él con más fuerza. “Tranquilo, Tom... No me hará daño”, pensé. En realidad, hacía tan poco que nos conocíamos que aún no le había cogido cariño, por lo tanto, si me dejara tirada en Alemania, no es que tuviera riesgo de coger una depresión de caballo como le suolía pasar a la gente en estos casos, así que...

- ¡¡Tom Kaulitz!! –apareció Jost gritando desde la puerta trasera del hotel- ¡¡Cuántas veces te he dicho que no te aproveches de nuestra traductora!! ¡¡Cuántas!!

Me separé de él, ya que los gritos de David me asustaron, y todos empezaron a reírse. Cuando lo vi, yo también me reí: verlo venir corriendo, agitando unos papeles en el aire y dispuesto a matar a Tom... Era todo un show.
David tenía a Tom vigilado con lupa, ya que sabía como era con las mujeres y no quería que pasara eso conmigo, y por culpa de ello que me fuera del equipo. Según él, era “demasiado buena en lo mío”. De todas formas, Tom me dijo hacía tiempo que no pasaría nada, “Tú eres especial para nosotros, Geme. De ti no podría aprovecharme nunca”.

Cuando estuvimos todos, nos embarcamos en la furgoneta dirección al aeropuerto: dirección a casa.


[center]
¡Konnichiwa Invitado! Bienvenido a Japan World, espero que te lo pases genial aquí. :3




"Every villain is a hero in his own mind" - Tom Hiddleston.

https://www.facebook.com/CosplayGemitah
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.deviantart.com/Geemiitah
Vicky
Otaku
Otaku


Cantidad de envíos : 571
Puntos : 656
Fecha de inscripción : 04/08/2009
Edad : 20
Localización : Rosario,Argentina

MensajeTema: Re: - I will never forget it ~ [Actualización varios capítulos]   Miér Mar 31, 2010 12:47 am

me encanta!!!esat muy bueno!!
segui

PD:me late q se va armar kilombo x el tema del apodo "pequeña"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
SeaWave
Japonés
Japonés


Cantidad de envíos : 1136
Puntos : 1211
Fecha de inscripción : 01/11/2009
Edad : 19
Localización : Catalunya

MensajeTema: Re: - I will never forget it ~ [Actualización varios capítulos]   Vie Abr 02, 2010 9:38 pm

Nash! Que capitulillo! *w* Espero que escribas el proximo pronto! >w< Me he quedado con la intriga de saber que pasa a continuacion.... O-o
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
*_Gemi-chan~*
Administrador
Administrador


Cantidad de envíos : 859
Puntos : 1154
Fecha de inscripción : 21/08/2008
Edad : 21
Localización : En la iglesia de los Suburbios de Midgar.

MensajeTema: Re: - I will never forget it ~ [Actualización varios capítulos]   Sáb Mayo 01, 2010 11:26 pm

Chicas, he estado castigada y por eso no he podido pasar por el foro ni subir capi... Pero tengo el ordenador y no paro de escribir n___n (aun estoy castigada xD) Asi que os dejo unos cuantos capitulos para compensar e.e Un besitoo!


[center]
¡Konnichiwa Invitado! Bienvenido a Japan World, espero que te lo pases genial aquí. :3




"Every villain is a hero in his own mind" - Tom Hiddleston.

https://www.facebook.com/CosplayGemitah
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.deviantart.com/Geemiitah
*_Gemi-chan~*
Administrador
Administrador


Cantidad de envíos : 859
Puntos : 1154
Fecha de inscripción : 21/08/2008
Edad : 21
Localización : En la iglesia de los Suburbios de Midgar.

MensajeTema: Re: - I will never forget it ~ [Actualización varios capítulos]   Sáb Mayo 01, 2010 11:27 pm

Capítulo 10.

Las horas en el aeropuerto se nos pasaron ligeras a pesar de lo ansiosos que estábamos todos por llegar a casa. En ése momento pensé en... España; ahora consideraba Alemania como mi hogar y eso, me resultaba extraño, pero... en realidad, allí era donde tenía a “mi familia” y a mis amigos, aunque claro, ahora una diminuta parte de mí estaba en Roma. Sonreí al recordar a Stephan.

- Te noto diferente a ayer. –me comentó Nathalie.

Nos habíamos sentado juntas en el avión, como siempre solíamos hacer, y por detrás de nosotras se encontraban David y Saki, junto con el resto del equipo. Al otro lado de asientos, se encontraban los chicos: concretamente, en los asientos que estaban en nuestra fila estaban Bill y Tom sentados.

- Es posible. Tengo algo que contarte. –sonreí.
- ¿Y a que esperas, renacuaja? –me devolvió la sonrisa, y me acerqué a su oído para susurrarle mi relación secreta con Stephan.- ¿Pero...? ¡Ya me lo estás contando todo! ¡Todo!

Alzó tanto la voz que nos miraron todos los que estaban en el avión, incluidas las azafatas, a las que Tom no quitaba ojo. Sonreímos, haciéndonos las disimuladas, y empecé a relatarle todo sobre Stephan y sobre mí. Hablábamos en susurros, ya que si Jost escuchaba que tenía novio se lo diría a Tom a gritos, y eso era igual a que Bill se enterara. Le conté que Stephan quería venirse a Alemania conmigo y noté como se quedó estupefacta, -no era para menos-.

- ¿Pero que me estás contando? ¡Cuando venga lo quiero conocer! Hay que darle el visto bueno a ese bombón que tienes por novio. –las dos nos reímos.
- Entonces, ¿crees que debo intentarlo...? –murmuré, con la voz seria.
- ¿Intentar qué?
- Pues eso, lo de estar con él... Lo de no conocerlo mucho aún me asusta un poco. –hice una mueca.
- ¡No digas tonterías! Mira, te voy a decir una cosa: las parejas de viejitos que ves paseando por Alemania y que van de la mano, ¿crees que cuando eran jóvenes se conocían? –alcé una ceja- Es posible que una de cada veinte parejas sí...
- Ya, pero... –interrumpí, a lo que ella se puso un dedo sobre los labios mandándome callar y siguió.
- Pero nada. Gema, si las cosas no se intentan, no se puede llegar a nada. Además, ¿un señorito que anda por aquí cerca no te había hecho una promesa de hacerle algo si te hacían daño?

Hizo un gesto señalando a Tom, y entonces recordé lo que le dije nada más comunicarle que estaba con mi novio –mi novio... aún no me acostumbraba a decirlo-, que si me hacía daño le dejaba que le rompiera la boca... Sonreí, pensando en la protección que tenía por parte de Tom.

Seguimos hablando las dos un poco más, pero al rato le dije que quería dormirme, aunque sólo fueran cinco minutos. Nathalie me abrazó, y sentí como mi amiga me apoyaba en mi relación.
Cuando llegamos a Alemania, me desperté a causa del aterrizaje del avión, y observé como todos estaban entusiasmados por haber llegado a casa. Crucé una mirada con Tom, a lo que él me sonrió, y yo hice lo mismo. En ese momento, se me ocurrió algo...

Bajamos del avión y nos dirigimos a recoger nuestras maletas. Mientras esperábamos a que pasaran por la cinta, me acerqué a Tom y le comenté que quería hablar con él, por lo que nos alejamos de los demás, sentándonos en un banquito.

- Bueno, ¿qué querías decirme? –pasó un brazo por mi cintura, ya que yo no estaba apoyada en el respaldo.
- Mira, es que antes había pensado que podríamos pedir esta noche una pizza para cenar, ¿no? Para compensar que no pude ir con vosotros estas noches en el hotel. –hice una pausa, y noté como me miraba a los ojos.
- Por mí está bien. Además, Bill dice que quiere que volvamos a pasar una noche de las de antes, ya sabes, viendo alguna peli y comiendo chuches o algo.
- ¡Oh, genial! ¿A ti te apetece? –le pregunté, llena de emoción.

Yo también tenía ganas de pasar una noche de las nuestras, como hacíamos antes de la gira. Asintió, y de vuelta a donde estaban todos, fuimos hablando sobre lo que íbamos a comprar, la película que íbamos a ver... Cuando llegamos, se lo contamos a Bill, y vi como sus oscuros ojos se llenaron de felicidad y emoción, y empezó a dar saltitos. Estuvimos hablando durante todo el rato sobre lo de esta noche, y también se lo dijimos a Gustav y Georg, los cuales aceptaron. Georg preguntó si podría venirse también Amanda, aunque no hacía falta que preguntara: ¡era su novia! ¿Cómo no iba a poder venir? Quedamos en que cada uno traería una cosa, y que a las nueve pasaría alguien a por mí, ya que al no tener coche y ser de noche, me daba un poco de miedo ir sola por la calle.

Recogimos todos nuestras maletas, y Jost se ofreció a llevarme a mi casa, ya que tenía que hablar conmigo. Me despedí del resto del equipo con un abrazo, ya que pasaría bastante tiempo hasta que volviéramos a hacer una gira. También le di un abrazo a Nathalie, a la cual le prometí presentarle a mi novio en cuanto viniera, y les dije a los chicos que a la noche nos veríamos.

Monté en el coche de Jost, dejando nuestras maletas en el maletero, y nos encaminamos a mi apartamento, el cual estaba en el centro de Berlín. Por el camino fuimos escuchando su música: Bon Jovi, Pink Floyd... Me sorprendí de que no tuviera ninguna canción de Tokio Hotel.

- Ya los escucho todos los días, ¡sólo me faltaba escucharlos también en el coche! –soltó una carcajada, y yo también me reí.

Al cabo de media hora llegamos al portal del bloque de apartamentos donde residía yo, así que paró, aprovechando que no había ningún coche. Bajó y me ayudó a sacar las maletas de su coche, ya que pesaban muchísimo.

- Bueno, David, ¿qué querías hablar conmigo? –dije, parándome con las maletas al lado del portal.
- No es nada importante, no te asustes. Mira, nosotros, cuando acabamos una gira, hacemos como una fiesta en algún pub, celebrando el éxito que han tenido los chicos y esas cosas.
- ¡Vaya! ¡Qué divertido!
- Lo es, créeme. –sonrió- Bueno, quería decirte que este año la vamos a celebrar el viernes en el pub “La fève”, ¿sabes cual te digo?
- ¿Por casualidad es uno que hay mas abajo de la discográfica? –recordé que al final de la calle, había uno con un nombre francés.
- Ese mismo. –asintió- Sobre las nueve empezará a llegar la gente. Será una fiesta privada, pero es posible que vengan algunos famosos alemanes.

Le contesté que iría encantada y también le pregunté si había que ir elegante, a lo que me contestó que sería preferible. Los dos nos reímos y, después de despedirnos, poco antes de subirse a su coche, le escuché gritar.

- ¡Por cierto, puedes traer algún acompañante!


[center]
¡Konnichiwa Invitado! Bienvenido a Japan World, espero que te lo pases genial aquí. :3




"Every villain is a hero in his own mind" - Tom Hiddleston.

https://www.facebook.com/CosplayGemitah
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.deviantart.com/Geemiitah
*_Gemi-chan~*
Administrador
Administrador


Cantidad de envíos : 859
Puntos : 1154
Fecha de inscripción : 21/08/2008
Edad : 21
Localización : En la iglesia de los Suburbios de Midgar.

MensajeTema: Re: - I will never forget it ~ [Actualización varios capítulos]   Sáb Mayo 01, 2010 11:28 pm

Capítulo 11.

Terminé de colocar todas mis cosas en su sitio, y guardé las maletas encima del armario de mi habitación. Tardaría bastante en volver a utilizarlas para otra gira... Y eso me daba cierta sensación de melancolía, ya que para ser mi primer año trabajando y sobretodo, con tanto ajetreo, me lo había pasado realmente bien...

Ya eran las siete y media, así que decidí empezar a arreglarme para que luego no se me hiciera tarde, por lo que fui al baño y empecé a prepararme todo para ducharme. Cuando lo tenía todo listo, justo antes de meterme en la bañera escuché mi móvil sonar. Salí apresuradamente del baño e intenté no matarme por el camino, ya que iba descalza. Me quedé de piedra cuando vi lo que ponía en la pantalla: Stephan. Dudé un instante en cogerlo, pero no lo pude evitar y contesté, escuchando a mi novio al otro lado. Mi novio, mi novio... Es que no, no terminaba de acostumbrarme.

- ¿Si...? –contesté, con apenas un hilo de voz.
- ¡Gema, cariño! –respondió él, emocionado.- ¿Qué tal el vuelo? ¿Todo bien por Berlín?
- Sí, sí, todo bien, todo bien... Acabo de deshacer las maletas, y me iba a empezar a arreglar. ¿Tú que tal estás?
- ¿Arreglar? ¿Te marchas a algún sitio? –evitó mi pregunta, preguntándome él. “Cotilla”, pensé, y me reí.- ¿De qué te ríes?
- Nada, cosas mías. Bueno, he quedado a las nueve con los chicos. Vamos a cenar y a ver una peli en casa de Bill y Tom, si estuvieras aquí....
- Tranquila, el jueves llego a Alemania. –me quedé de piedra. ¿Tan pronto? ¡Eso era pasado mañana!- Según mi madre, hay un hotel en las afueras de Berlín que nos pertenece, por lo tanto me quedaré allí.
- Vaya... –murmuré- Bueno, me voy a duchar, Stephan. Mañana te llamaré.
- Está bien, pequeña. –otra vez llamándome así...- Adiós.

Dejé de escuchar su voz al otro lado del teléfono, y me puse a pensar. Entonces, si venía el jueves... Estaría para la fiesta de la discográfica. Oh Díos mío, eso quería decir que ¡Bill nos vería! Me senté en mi cama, preocupada, ya que me tocaría decirle a Bill que estaba saliendo con Stephan, el chico por el cual tuvimos la discusión de las confianzas y las no confianzas... Tomé aire, y me fui a la ducha. Tenía que hacerlo, tenía que decírselo cuanto antes; mañana lo haría. No podía seguir más tiempo engañando a mi mejor amigo, ya que así sólo conseguiría que se enfadara más conmigo por haberlo estado engañando durante estos días...

Me duché, me planché el pelo y me puse a elegir la ropa que me iba a poner. Después de estar un par de minutos rebuscando por mi armario, me decanté por un jersey de lana, de color blanco y manga larga, unos pantalones vaqueros normales, y unos botines negros de tacón. Me disponía a maquillarme cuando, de repente, sonó el timbre. Me quedé muy extrañada, ya que eran las ocho y media, y habíamos quedado que pasarían a por mí a las nueve.
Abrí la puerta y me encontré con él; mi querido amigo engañado, Bill.

- ¡Hola! Sé que es un poco pronto, pero tengo mis motivos. –casi gritó, con una sonrisa de oreja a oreja.- Wow, Geme, estas preciosa.

Saludé, y lo invité a pasar, ya que no lo iba a dejar en la calle esperando. Me dijo que había venido andando y que quería ir conmigo a comprar las cosas, y entonces me acordé de que yo no había comprado nada. Después de todo, le tenía que dar las gracias.
Lo acomodé en el salón y le dije que no tardaría mucho, ya que sólo que faltaba maquillarme. Me fijé en como iba vestido él, y me quedé con ganas de decirle que él también iba guapísimo. Llevaba el pelo recogido en un gorro gris, una camiseta negra y sobre ésta una camisa a botones de cuadritos de tonalidades grises, junto con unos vaqueros y una deportivas. Además, no iba maquillado, y eso era lo que más me gustaba, ya que cuando lo veía sin maquillar, sentía como si estuviera viendo al verdadero Bill, a ese que se resiste a mostrar a la gente.

Terminé y cogí el bolso con el dinero, así que nos fuimos los dos. Por la calle no había mucha gente, y todo estaba bastante oscuro, pero aún así, me sentí segura yendo a su lado. Había cogido mi mano y me la había pasado por su brazo, para que me agarrara a él, como siempre solíamos hacer. En ese momento, pensé en lo que podría decir Stephan si me viera así con Bill...

- Mira, hay luna llena. –susurró, señalando el nocturno cielo.
- Es verdad. –sonreí- Espero que no nos topemos con ningún hombre lobo.

Aulló en broma, y empezamos a reírnos. Cuando pasamos por el supermercado cogimos chucherías de todo tipo: nubes, ositos de gominota -¡nuestros favoritos!-, chicles, regalices... ¡Todo lo que encontramos! Parecíamos dos niños, llenando una cesta entera de chuches, pero claro, no eran para nosotros solos, sino que comerían los demás también.
Por el camino hacia su casa me dijo que Georg y Amanda al final no podrían venir, lo cual entendí, ya que habían estado meses sin verse y era comprensible que quisieran pasar la noche juntos, aunque la verdad, tenía ganas de volver a ver a Amanda. Sólo la había visto una vez, que fue cuando Georg me la presentó, y me cayó bastante bien, ¡era muy amable y simpática! Tal vez... podría preguntarle a ella si tuviera alguna amiga para Bill...

- Geme, ¡estoy disfrutando tanto de este paseo nocturno! –me dijo, cuando faltaba poco para llegar a su casa- Aunque, te noto callada. ¿Te pasa algo?
- ¿A mí...? –musité, extrañada.

En realidad, sí, iba un poco callada, pero era porque yo también estaba disfrutando mucho de este paseo... Ir con Bill es tan... agradable. Me encantaba ir con él, ya que me transmitía paz y tranquilidad. En realidad, él era un cielo.

- Bill, aún no entiendo como no tienes novia... –susurré, temiendo que se pusiera triste, pero tenía que decírselo- A cualquier chica le encantaría tener a alguien como tú a su lado.
- ¿Alguien como yo? –me miró con una mueca rara que no supe descifrar.- ¿Qué tengo yo que de bueno?
- Bill, ¿estás tonto? ¡Pero si eres genial! Mira, eres un chico súper comprensivo, atento, simpático, romántico... ¡Por no hablar de lo guapo que eres!
- Claro, claro... Pero, es que, ¡joder!, a las chicas no les gustan los tíos románticos, ni plastas como yo. -iba a hablar pero me interrumpió- El ego me puede, soy un vago, y encima soy tan extravagante que las repelo a todas... –cada vez estaba más alucinada ante las tonterías que estaba diciendo- ¡Por no hablar de que sólo estoy bien cuando me maquillo! –dijo, con un tono triste que no me gustó para nada.
- William Kaulitz. –puso los ojos en blanco cuando le llamé por su nombre completo- No te doy un bofetón porque te haría una marca en la cara. ¡Pero te lo mereces!

Resopló, aunque no se atrevió a contestarme. No me gustaba que él se mirara a si mismo de esa forma, ¡porque él no era así! Y si lo era, ¿qué tenía de malo? Nadie es perfecto... Además, según todo lo “malo” que él se veía no era nada importante, y mucho menos grave, ¡podía contrarrestar eso con lo que yo le había dicho!
Tenía que encontrarle novia a Bill cuanto antes... Lo necesitaba para ver que todo lo que él mismo pensaba de sí mismo eran chorradas.


[center]
¡Konnichiwa Invitado! Bienvenido a Japan World, espero que te lo pases genial aquí. :3




"Every villain is a hero in his own mind" - Tom Hiddleston.

https://www.facebook.com/CosplayGemitah
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.deviantart.com/Geemiitah
*_Gemi-chan~*
Administrador
Administrador


Cantidad de envíos : 859
Puntos : 1154
Fecha de inscripción : 21/08/2008
Edad : 21
Localización : En la iglesia de los Suburbios de Midgar.

MensajeTema: Re: - I will never forget it ~ [Actualización varios capítulos]   Sáb Mayo 01, 2010 11:29 pm

Capítulo 12.

Al final no cenamos pizza, que era lo que yo pensé en un principio, pero sí nos hinchamos a palomitas. Gustav trajo unos cinco paquetes, y cayeron enteros mientras veíamos la película, junto con las chuches. Bill y yo arrasamos con los ositos de gominota –incluso nos peleamos por los rojos-. La película estuvo bastante bien, pero acabó tan tarde...

Narra Bill_


La película terminó muy tarde, y teníamos tanto sueño, que Gustav casi se quedó dormido en el sofá. Miré a Geme, que se encontraba apoyada en mí, y me dí cuenta de que se había quedado dormida. Me quedé sorprendido, ya que no me lo esperaba, pero tampoco quería despertarla. Estaba tan bonita durmiendo...

- Chicos, se ha quedado dormida. –susurré, temiendo despertarla.
- Luego me dices a mí, Tom. –dijo Gustav.
- ¿Qué hacemos? ¿La despertamos? –continuó Tom, haciendo caso omiso a las palabras de Gustav.
- A mí me da penita despertala... –susurré.

Parecía que era el único que no quería despertarla, ya que los otros dos zánganos hablaban a voces, y no les di dos collejas porque me tenía que levantar y quitar a Geme de encima de mí...

- A mí también, parece un angelito. Eh, alomejor si la despertamos se enfada con nosotros. –murmuró Gustav, mirándola con miedo- No me gustaría verla enfadada.
- Acabas de decir que parece un angelito.
- Ya, Tom, pero de perecerlo, a serlo... Hay un buen trecho.

Mi hermano y yo no pudimos contener la risa ante la estupidez que había dicho Gustav. Noté como Geme se movió poco, como si le hubiera molestado el ruido, y pasó a colocar su cabeza sobre una de mis piernas, quedándose así tumbada. ¡Qué tía!

- Mírala, y parecía tonta...
- Gustavín, Gustavín... Ella de tonta no tiene un pelo. No es como tú. –bromeó Tom.
- Bueno, ya está bien. ¿Qué vamos a hacer? –finalicé yo las bromitas.
- Hombre, yo como me tengo que ir para mi casa, si queréis la llevo...
- Déjalo, pelo poyo. Bill, vamos a llevarla a la habitación donde duerme mamá cuando viene.
- ¿Va a quedarse a dormir? –susurré, mientras le acariciaba el pelo. Lo tenía tan suave...
- ¿Por qué no?
- Está bien. Entonces yo me marchó. –dijo Gustav mientras se levantaba.

Nos despedimos de él y se marchó, dejándonos a solas con Geme. Tom la cogió en brazos y se encaminó a la habitación de mamá, la cual estaba en la planta de arriba. Fui siguiéndolo todo el rato, y vi como Geme se había cogido a su cuello y reposaba sobre el pecho de él. Me hubiera gustado llevarla yo, pero... supe que no iba a ser capaz de subir las escaleras con ella en brazos; definitivamente, me tenía que apuntar a un gimnasio. Abrí la puerta de la habitación de invitados –o lo que es lo mismo, la habitación de mamá-, y abrí la cama, para que así cuando Tom la dejara en la cama pudiéramos arroparla. Le quitamos los botines, y entonces mi hermano me dijo algo que me dejó... sorprendido.

- Oye, Bill, ¿vamos a dejarla que duerma así o...?
- ¿Qué? –puse los ojos en blanco.
- Ya sabes, con los vaqueros y eso. Siempre podemos mirar si hay algún pijama de mamá por aquí... O le podemos dejar algo.
- O no, Tom. ¡Me niego a desnudarla! Y mucho menos a que lo hagas tú. –hice un mohín.- Si estuviera Amanda por aquí, no te digo que no.
- Está bien, está bien... Pero te aviso de que va a dormir incómoda.

Estuve pensando en ello mientras la contemplaba dormir. Tal vez, si dormía incómoda, se despertaría por la noche...

- ¡Está bien! –dije, antes de que mi hermano saliera de la habitación- Pero lo haré yo, no me fío de tu mente sucia...
- Haces bien, no creo que pudiera controlarme. –se rió y empezó a buscar por la habitación algún pijama de mamá.

Me quedé petrificado. Mi hermano acaba de decir... ¿eso? ¿En serio? Vale, ya sé que es Tom, y que él es así, pero... Joder, que es nuestra Geme.
No encontró ningún pijama de nuestra madre, por lo que me dijo que iría a por una camisa y unos pantalones anchos de su ropa. Me los dejó, y cuando se marchó de la habitación me levanté de la cama y cerré el pestillo. Mi propio gemelo, y no me fiaba de él.

Oh señor... Ahora venía lo más difícil. Empecé a quitarle el jersey, y me fui poniendo más nervioso por momentos; me alegré de ver que tenía una camiseta interior debajo, ya que al menos, no la iba a ver en sujetador. Le puse la ancha camisa de mi hermano, y pasé a quitarle los pantalones. Señor mío, nunca había pensado que quitar un botón y bajar una cremallera fuera para tanto... Por un momento, vi mi vida pasar delante de mis ojos, ya que si ella se despertara y me viera... así. ¿Qué pensaría? Encima con el pestillo de la puerta cerrado... Se los bajé poco a poco, y di un suspiro cuando vi que no llevaba tanga. ¡Benditas bragas! No quise fijarme más de lo debido, así que sólo pude ver que eran de color rojo y tenían corazones blancos... ¡Bill! ¡¿Qué coño haces?! Vale, era mi amiga, pero, ¡hacía tanto que no veía a una chica en ropa interior! Y encima, yo que estaba un poquito necesitado... Tal vez, le tendría que haber dejado a Tom, él tiene más práctica con esto de desnudar a las tías... Aunque claro, si lo hubiera hecho, quien sabe si hubiera violado a la pobre Geme. ¡Lo que nos faltaba!

Terminé de colocarle la ropa, y la arropé en la cama. Aún iba maquillada, pero no podía quitarle el maquillaje, ya que entonces si se despertaría... Le di un beso en la frente y le deseé las buenas noches, aunque ella no me escuchara. Abrí el pestillo y la puerta, y me encontré a mi hermano medio en bolas fuera.

- ¡Pero Tom! ¿Antes Geme y ahora tú? –iba en bóxers, y eso que estábamos en noviembre.
- Hermano, estás sudando. ¿Te encuentras bien? –abrió los ojos como platos al verme.
- Pues no, no estoy bien. Casi me da algo bajándole los pantalones a la pobre Geme... ¡Imagínate si se hubiera despertado!
- Ay, este hermanito mío... ¡Práctica, eso es lo que te falta! –se burló, mientras me pasaba un brazo por los hombros.


[center]
¡Konnichiwa Invitado! Bienvenido a Japan World, espero que te lo pases genial aquí. :3




"Every villain is a hero in his own mind" - Tom Hiddleston.

https://www.facebook.com/CosplayGemitah
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.deviantart.com/Geemiitah
Vicky
Otaku
Otaku


Cantidad de envíos : 571
Puntos : 656
Fecha de inscripción : 04/08/2009
Edad : 20
Localización : Rosario,Argentina

MensajeTema: Re: - I will never forget it ~ [Actualización varios capítulos]   Dom Mayo 02, 2010 12:20 am

bueno como te dije en el foro de THS muyy buenos todos los caps! la hisotoria es genial!
PD:me imagino la cara de Bill cuando le estaba bajando los pantalones y me meo de la risa ajajja!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
SeaWave
Japonés
Japonés


Cantidad de envíos : 1136
Puntos : 1211
Fecha de inscripción : 01/11/2009
Edad : 19
Localización : Catalunya

MensajeTema: Re: - I will never forget it ~ [Actualización varios capítulos]   Dom Mayo 09, 2010 12:14 am

xDD JAJAJA!! Me ha encantado el capitulo. ¿Porque no lo he leido antes? O-o Mu bien!!! Hay que ver... que cosas le han pasado por la cabeza... oniflipclr xD Sigue escribiendooo!!!! *w*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
*_Gemi-chan~*
Administrador
Administrador


Cantidad de envíos : 859
Puntos : 1154
Fecha de inscripción : 21/08/2008
Edad : 21
Localización : En la iglesia de los Suburbios de Midgar.

MensajeTema: Re: - I will never forget it ~ [Actualización varios capítulos]   Dom Jun 20, 2010 10:44 pm

Subo algún capítulo o nadie se lo va a leer? xD Voy ya por el 16.


[center]
¡Konnichiwa Invitado! Bienvenido a Japan World, espero que te lo pases genial aquí. :3




"Every villain is a hero in his own mind" - Tom Hiddleston.

https://www.facebook.com/CosplayGemitah
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.deviantart.com/Geemiitah
SeaWave
Japonés
Japonés


Cantidad de envíos : 1136
Puntos : 1211
Fecha de inscripción : 01/11/2009
Edad : 19
Localización : Catalunya

MensajeTema: Re: - I will never forget it ~ [Actualización varios capítulos]   Dom Jun 20, 2010 10:55 pm

Ahhh!!! Eres cruel! Subelos ya!! Que si que nos los leemos!!! >_<
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
*_Gemi-chan~*
Administrador
Administrador


Cantidad de envíos : 859
Puntos : 1154
Fecha de inscripción : 21/08/2008
Edad : 21
Localización : En la iglesia de los Suburbios de Midgar.

MensajeTema: Re: - I will never forget it ~ [Actualización varios capítulos]   Dom Jun 20, 2010 11:25 pm

Capítulo 13. Narra Geme_

Me desperté y miré mi reloj: las dos del mediodía... Me di cuenta de que no estaba en mi cama, ni en mi habitación, así que me levanté de golpe, muy asustada. No tenía mi ropa puesta, si no que llevaba una camiseta ancha y unos pantalones de chándal anchos también; lo primero que se me pasó por la cabeza fue Tom al ver la ropa, y entonces me asusté. Salí de aquella habitación apresuradamente, y en cuanto vi el pasillo, me di cuenta de donde estaba: la casa Kaulitz... Solté un suspiro y volví dentro de la habitación, tumbándome sobre la cama. Era esponjosa y las sábanas estaban muy suaves. Busqué con la mirada mi ropa, y la encontré doblada en una silla frente a un tocador. Me pregunté en que habitación estaría, ya que parecía todo demasiado ordenado como para ser la habitación de alguno de los gemelos. Pensé en lo que había pasado la noche anterior, y recordé que estábamos viendo una peli, por lo que seguramente me quedaría dormida...

Al cabo de un rato me levanté de la cama, y me dirigí al baño que había en la misma planta. Toqué a la puerta pero nadie contestó al otro lado, así que entré. Me miré al espejo y descubrí que estaba horrible, ya que tenía todo el maquillaje corrido; cogí una toalla y empecé a mojarme la cara con agua del grifo.

Cuando terminé, bajé a la otra planta –la casa sólo tenía dos plantas- y me dirigí a la cocina, donde me encontré con Bill y Tom.

- Decidme que anoche no me quedé dormida... –balbuceé.
- Sí, te quedaste dormida, y apoyada en mí. –murmuró Bill.
- Ya decía yo que estaba en un sitio cómodo... –sonreí.

Me senté a un lado de ellos y me ofrecieron un poco de café. Acepté sin dudarlo, ya que lo necesitaba. Me ofrecieron también unas tostadas, ya que ellos estaban comiendo algunas, pero les dije que no, porque me sentía empachada.

- Eso pasa por tanta chuchería... –dijo Tom, dándome luego mi café.
- Gracias. –sonreí y él hizo lo mismo- Por cierto, Tom... ¿Qué hago yo con esto?

Señalé la ropa que llevaba y noté como los dos se lanzaron una mirada. Ninguno me contestó, por lo que volví a preguntarles.

- Te lo pusiste tú antes de dormirte. –susurro Bill.
- ¿En serio? –hice una pausa, y pensé en ello- No me acuerdo...
- Tenías mucho sueño, es normal. –concluyó.

Terminamos de “desayunar” y les pregunté si me podía quedar un rato más, a lo que ellos no se opusieron. Estuvimos viendo la televisión un rato, pero en cuanto me acordé de una cosa cogí a Tom y me lo llevé para hablar con él. Le dije que hoy le iba a decir a su hermano que estaba saliendo con Stephan, ya que mañana... llegaba a Alemania.

- ¿Mañana? –asentí- Entonces... ¿irás con él a la fiesta?
- Supongo... –hice una pausa- Por eso se lo voy a decir ya a tu hermano. Además... No me gusta estar engañándole... A él no. –susurré.
- Está bien.

Volvimos al salón, y esta vez me llevé a Bill. Le dije que tenía que hablar con él sobre algo importante, y salimos al jardín, donde nos encontramos a Scotty correteando a sus anchas. Se alegró muchísimo de ver a Bill, lo que hizo que él también se pusiera contento. “Gracias, Scotty...”, pensé.
Nos sentamos cerca de la piscina, en una hamaca los dos juntos, y lo cogí de las manos. Se extrañó muchísimo, pero yo estaba seria, con la cabeza agachada.

- Bill, tengo que decirte algo... –empecé a acariciarle sus suaves manos, nerviosa.
- Dime.
- Verás, yo... –hice una pausa, cogiendo aire- ¿Recuerdas cuando nos peleamos en el hotel? –asintió- Pues, resulta que... Stephan, ¿te acuerdas de él? –lo miré a los ojos, y vi como éstos cambiaron al nombrarle a Stephan, pero aún así asintió levemente- Em... Él... Me siguió... Y...
- Ve al grano. –cortó, y noté como sus manos se pusieron rígidas.
- Estamos saliendo.

Sentí como si con esas palabras hubiera tirado todo el aire que quedaba en mi pecho, y volví a mirar a Bill a los ojos. Noté como perdían ese brillito especial y como él clavaba su mirada en mí... No fui capaz de decirle nada más, ya que empecé a sentir como si me aprisionaran en el pecho... En ese momento me di cuenta de que tanto Bill, como su hermano, eran mucho, ¡qué digo mucho!, muchísimo más importantes para mí que Stephan. Ellos eran mis amigos, y me importaban más sus opiniones que las de un tío que apenas acababa de conocer... Aún así, también me di cuenta de algo: ¿por qué cada vez que estaba con Bill, sentía como si Stephan no fuera nada? Todo era tan... confuso.

- ¿Porqué no me lo has dicho antes? –apartó su mirada hacia la cubierta piscina.
- Tenía... miedo. –susurré.
- ¡¿Miedo?! –me volvió a mirar, ésta vez incrédulo- ¡Miedo! ¿Es eso lo que te transmito? ¡¿Miedo?! –gritó.
- No, yo no... –hice una pausa, ya que empezaba a tener los ojos llorosos: otra discusión con él.- Ahora si me empiezas a dar miedo...
- Está bien. –se serenó- Eh, no llores, no era mi intención...

No le dejé terminar de hablar, ya que lo interrumpí, abrazándole. Empecé a llorar, ya que su reacción verdaderamente me había asustado... Él se abrazó a mí, también, y empezó a pasarme una mano por la espalda, tranquilizándome.

- Bill, tú no me das miedo... –dije entre lágrimas- Lo único que no quería que te enfadaras conmigo otra vez... –iba a hablar otra vez pero lo interrumpí- Tú eres mucho más importante que él, y lo sabes...


[center]
¡Konnichiwa Invitado! Bienvenido a Japan World, espero que te lo pases genial aquí. :3




"Every villain is a hero in his own mind" - Tom Hiddleston.

https://www.facebook.com/CosplayGemitah
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.deviantart.com/Geemiitah
*_Gemi-chan~*
Administrador
Administrador


Cantidad de envíos : 859
Puntos : 1154
Fecha de inscripción : 21/08/2008
Edad : 21
Localización : En la iglesia de los Suburbios de Midgar.

MensajeTema: Re: - I will never forget it ~ [Actualización varios capítulos]   Dom Jun 20, 2010 11:27 pm

Capítulo 14.

No paraba de dar golpecitos con el pie en el suelo, a causa de mi nerviosismo. La gente iba y venía por el aeropuerto, y de vez en cuando alguna fan se acercaba a Bill y a Tom para pedirles una foto o un autógrafo. Ellos dos me habían acompañado para recibir a Stephan; primero Tom se ofreció voluntariamente a llevarme, para no tener que coger un taxi, y en el último momento Bill nos acompañó, aun mostrando total desinterés al principio en venir con nosotros.
No era de extrañar, ya que no le hizo mucha gracia que saliera con Stephan, pero aún así me dijo que me apoyaría en todas las decisiones que tomara, ya que para algo éramos amigos.

De pronto, entre toda la multitud vi aparecer su castaña cabellera. Sentí como los latidos de mi corazón aceleraban y, al verme él, esbozó una sonrisa. Otra vez las malditas mariposas de mi estómago... empezaba a creer que fuera un problema de gases y no mariposas, pero el hecho de que sólo aparecieran con aquel tiarrón me lo aclaró todo.
En cuanto se acercó un poco más, salí rápidamente hacia él con una sonrisa, dejando a los chicos en el lugar donde estábamos esperando. No supe que cara pusieron al verle, pero preferí quedarme con la duda... Me lo decía mi sexto sentido femenino.

En cuanto me vio acercarme corriendo, dejó sus maletas en el suelo y abrió ampliamente sus brazos, alzándome del suelo en cuanto lo abracé y besándonos entre la multitud. Sinceramente, lo había echado de menos... justo ayer, cuando mantuvimos una conversación de tres horas y media, se lo dije.

Nuestro beso había sido largo y especial, pero en cuanto nos separamos no podíamos parar de sonreír. Íbamos a pasar un largo tiempo juntos...

- ¿Tus amigos? –preguntó, mientras empezamos a caminar.
- Sí, han querido acompañarme. Espero que no te importe.
- Para nada. Me quedo más tranquilo sabiendo que tienes escoltas cuando yo no estoy.

Llegamos al lugar donde estaban los gemelos y me dispuse a presentarlos. No sonrieron en ningún momento, a diferencia de Stephan, que al principio sí esbozó una pequeña sonrisa. Cuando las presentaciones quedaron hechas, Tom se ofreció a llevarnos.

- Tranquilo, pedí que trajeran mi coche, debe de estar en el aparcamiento.
- Ah, vale. –murmuró.
- Por cierto chicos, gracias por cuidármela cuando yo no estoy. –comentó Stephan pasando un brazo por mi cintura.
- No hay de que. –Bill alzó levemente una ceja.

Me despedí de los chicos con un fuerte abrazo, mientras que Stephan y ellos simplemente se cruzaron unas breves palabras de despedida. Nos fuimos los dos hablando felizmente, aunque con el rabillo del ojo seguí a Bill y Tom hasta que desaparecieron entre la multitud.
Llegamos al aparcamiento donde dejaban los coches que viajan en avión y me sorprendí al ver el suyo. Estaba más que acostumbrada a ver coches lujosos, era cierto, ya que ninguno de la banda o del equipo técnico llevaban coches baratos: siempre tiraban a los más lujosos. Pero aún así, el coche –que digo coche, ¡cochazo!- de Stephan me dejó... de piedra.

- ¿Qué pasa? ¿No te gusta? –me preguntó mientras colocaba su equipaje en el maletero.
- Es increíble... – susurré- El coche de mis sueños...

Me subí al asiento del copilo y palpé cada milímetro cuadrado de la tapicería y de el cuadro de mandos con la boca abierta. ¡Estaba en un Ferrari C215! Llevaba más de tres años ahorrando para comprarme ese coche... Vale, tal vez ese modelo no exactamente, pero ¡era un Ferrari! Entró él y se puso al volante, dándome un fugaz beso en los labios antes de arrancar. Le conté que lo que sentía yo por los Ferraris era pura pasión, pero su respuesta me dejó aturdida.

- Algún día tendrás el tuyo, te lo prometo. –le miré con los ojos en blanco- Stephan Ritovale siempre cumple sus promesas. –sonrió.

Seguimos hablando de coches durante un rato más. Le dije que me moría de ganas por saber como se escuchaba la música en aquí, así que puso música. No conocía las canciones, pero me bastaba para decir que se escuchaban increíblemente bien... De pronto, bajó la música.

- Una pregunta cariño. ¿No le caigo bien a tus amigos, verdad?

Tenía un gesto serio y miraba fijamente la carretera. Medité mi respuesta durante unos instantes para no meter la pata, ya que en realidad, tenía razón: no le caía bien a los gemelos ni por asomo.

- No es eso, Stephan, sino que son muy desconfiados, y claro, ya ves que sólo nos conocemos de hace unos días... –le cogí de la mano- Ya verás como en cuanto te conozcan un poco llegaréis a ser buenos amigos.
- Eso espero... –murmuró.

Le indiqué el último camino para llegar a mi bloque de apartamentos, ya que habíamos planeado pasar el resto del día allí, y aparcó en la acera de enfrente. Subimos las escaleras hasta el cuarto piso y entramos.

- ¡Guau! Que apartamento más pequeñito.
- Suficiente para mí. –sonreí- Además, ¡no me digas que la decoración no es perfecta! Me ayudó Nathalie. –dije emocionada.
- ¿Tu amiga? –preguntó mientras nos sentábamos en el sofá del salón.
- Exacto, a la cual vas a conocer mañana. –iba a hablar pero lo interrumpí- Los de la discográfica hacen una fiesta para celebrar el éxito de la gira de Tokio Hotel, y tú me vas a acompañar.

Cuando se lo dije se mostró entusiasmado, y sus ojos brillaban de alegría, pero en cuanto mencioné ‘Tokio Hotel’ ese brillo de sus ojos desapareció, por lo que intuí que tenía que ver con los gemelos...

- No te preocupes, -le cogí de las manos- será una buena ocasión para empezar a conoceros. ¿No crees?
- Da igual, a mí sólo me importa que tú estarás allí.

Colocó sus manos en mis mejillas y me besó apasionadamente, haciendo que me recostara en el mullidito sofá con él sobre mí. Vale, creo que estaba empezando a híper ventilar...


[center]
¡Konnichiwa Invitado! Bienvenido a Japan World, espero que te lo pases genial aquí. :3




"Every villain is a hero in his own mind" - Tom Hiddleston.

https://www.facebook.com/CosplayGemitah
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.deviantart.com/Geemiitah
*_Gemi-chan~*
Administrador
Administrador


Cantidad de envíos : 859
Puntos : 1154
Fecha de inscripción : 21/08/2008
Edad : 21
Localización : En la iglesia de los Suburbios de Midgar.

MensajeTema: Re: - I will never forget it ~ [Actualización varios capítulos]   Dom Jun 20, 2010 11:27 pm

Capítulo 15.

Terminé de arreglarme y bajé apresuradamente a la calle, donde me esperaba el chico más atractivo del mundo. Cuando le vi, sentí como su belleza se realzaba más bajo aquella apariencia formal, por lo que no pude evitar decírselo.

- Stephan, hoy estás realmente guapo... –lo besé, mientras pasaba un brazo por mi cintura, llevándome a su coche.
- ¿De verdad? ¿Pues sabes que la preciosidad que tengo por novia me supera con creces?

Subimos en su espectacular coche y nos encaminamos a la fiesta. Le indiqué las calles que debía tomar ya que él no conocía el camino. Me preguntó si yo sabía conducir, y le contesté que tenía el carnet, pero que me faltaba algo básico: el coche. Soltó una carcajada y me dijo que siempre que quisiera podía usar el suyo. Sentí como los ojos se me hicieron chiribitas.

Cuando pasamos cerca del pub pude divisar a algunos del equipo técnico, y por la calle estaban aparcados los lujosos coches de los chicos. Stephan aparcó y entramos al pub, aunque para ello le tuve que dar mi nombre al gorila que había fuera, ya que la fiesta de hoy era bastante privada.

Para llegar al “local” en si, había que atravesar un pequeño pasillo y unas cortinas negras al final de éste. Todo estaba lleno de luces y la música estaba a tope, ya que se podía escuchar desde fuera del pub. Nos adentramos entre la multitud de gente –algunos del equipo técnico y otros tantos desconocidos- y la primera persona a la que localicé fue Bill. ¿Por qué? Muy sencillo: llevaba la cresta.

Cogí a Stephan del brazo y me lo llevé hasta donde estaba mi amigo, para poder saludarle. Iba tan emocionada que apenas saludé a la gente del equipo con una sonrisa o una onomatopeya. Llegué al lado de Bill, el cual se encontraba apoyado en unas escaleras mirando a la multitud que estaba en la pista de baile.

- ¡¡Hola!! –me puse a su lado esperando su respuesta.
- Eh, hola. –se giró desganado, y me dio dos besos.- Stephan, no sabía que ibas a venir...
- Gema me invitó. –dijo mientras se daban la mano.
- Por cierto, ¿has visto a los demás? Ya sabes, Nathalie, tu hermano, Georg, Amanda y Gustav.
- Nathalie estaba con Kevin por ahí bailando, Georg y Amanda están en los sillones de arriba, -se acercó a mi oído y me habló en susurros- mi hermano se acaba de ir con una rubia y me ha dejado tirado.
- Oh, pobre. No te preocupes, ahora estoy yo aquí. –sonreí, dándole la mano.
- Cariño, voy a coger una bebida, ¿quieres algo? –interrumpió Stephan con brusquedad.
- Ay, sí, tráeme lo que quieras. –le miré.
- ¿De verdad?

Asentí y se marchó hacia la barra, dándome antes un fugaz beso en los labios. Vi como Bill se quedó mirándole durante un rato, y me pareció extraño. Fui a hablar pero me interrumpió.

- Que envidia me dais...

Me quedé helada. ¿Por eso Bill estaba tan triste? Sentí como si me clavaran un puñal en el pecho, ya que al ver las muestras de cariño que Stephan me hacía, él se podría sentir como... si se lo restregaran por la cara. Vale, tal vez no, pero...

- Ya llegará tu momento... –susurré mientras le abrazaba- Confía en mí.
- Estoy arto de esperar ese dichoso momento, Geme.

Su voz sonaba apenada, lo que hizo que me sintiera aún peor... ¿Por qué coño él estaba tan solo? ¡Él! ¡Bill Kaulitz! La persona más buena, amable y tierna que conocía... No era alguien que pudiera estar sin afecto durante largo tiempo y sufría por ello tanto que hasta su dolor me lo transmitía a mí.

- Bill... ¿Sabes que si Stephan me pilla así puede pensar mal? –solté una risita. Él sólo sonrió levemente.- Pero no me importa, porque tú eres más importante que él, ¿recuerdas? –hizo una mueca, y le cogí de las manos- Tienes a tu hermano, que te quiere más que nada en el mundo, así que no pienses que te ha dejado aquí tirado, es sólo que quiere divertirse un poco, como todos. –hice una pausa, agachando la cabeza- Y bueno, me tienes a mí... ¿o no?

Suspiró y colocó una mano en mi barbilla con cuidado, como temiendo hacerme daño, acariciándome dulcemente.

- Geme, Geme... –susurró- ¿Por qué eres tan buena conmigo?
- Porque eres mi amigo, y te quiero. –sonreí- Tú me apoyaste y confiaste en mí cuando nadie lo hacía, Bill.

Sonrió con ternura, y se soltó de mí, murmurando que se acercaba Stephan. Supuse que él nos habría visto a Bill y a mí así, por lo tanto me tocaría aclarárselo todo luego, para que no la tomara con mi pobre amigo, que lo único que padecía, era mal de amores.
A los pocos segundos Stephan apareció a nuestro lado, con tres bebidas en la mano. Me dio la mía y además, le entregó una a Bill, cosa que nos sorprendió a los dos.

- Vaya, gracias... No hacía falta que me trajeras nada.
- Nada, hombre. Los amigos de Gema son mis amigos. –esbozó una sonrisa, a lo que Bill contestó de igual forma.

No me podía creer lo que estaba viendo, pero estaba llena de alegría, ya que parecía que podrían empezar a llevarse bien. Cuando localicé por la pista de baile a Nathalie me acerqué corriendo a ella y la abracé, diciéndole al oído que mi novio estaba por ahí... Saludé a su ‘acompañante-novio’ y fuimos corriendo a que le presentara a Stephan. Cuando lo vio se quedó estupefacta y me murmuró en alemán que había elegido demasiado bien.
Fuimos a los sillones de la planta de arriba del local y nos sentamos por allí a charlar, que fue cuando pude encontrar a Georg y Amanda. La morena me saludó con un efusivo abrazo y me comentó que teníamos que vernos más a menudo... Realmente Amanda era una chica muy buena, Georg había acertado mucho con ella.
Estuvimos charlando Nathalie, Amanda y yo, mientras que Georg y Bill hablaban de sus cosas. Stephan estaba a mi lado, sin soltarme de la mano y no pronunciaba palabra alguna.

- ¿Bailas...? –me susurró, dándome un besito en el cuello.
- Eh... Creo que no es lo mío. –reí nerviosa- Lo siento.
- Bobadas. –sonrió.

No me había dado siquiera tiempo de decirles nada a las chicas cuando de repente me cogió de las manos y me llevó a la parte de abajo del local, y en medio de la pista de baile empezamos a bailar. Aunque más bien él empezaba a bailar y yo a parecer un pato... Poco a poco fui parando de moverme ya que cada vez me sentía más ridícula, pero de pronto Stephan me cogió por la cintura y me atrajo hacia su cuerpo.

- Así mucho mejor...


[center]
¡Konnichiwa Invitado! Bienvenido a Japan World, espero que te lo pases genial aquí. :3




"Every villain is a hero in his own mind" - Tom Hiddleston.

https://www.facebook.com/CosplayGemitah
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.deviantart.com/Geemiitah
*_Gemi-chan~*
Administrador
Administrador


Cantidad de envíos : 859
Puntos : 1154
Fecha de inscripción : 21/08/2008
Edad : 21
Localización : En la iglesia de los Suburbios de Midgar.

MensajeTema: Re: - I will never forget it ~ [Actualización varios capítulos]   Dom Jun 20, 2010 11:28 pm

Capítulo 16.

Me sentí incómoda estando tan cerca de Stephan, pero no por el hecho de que no me gustara él o algo así, sino porque estábamos delante de muchísima gente y había dejado a las chicas con la palabra en la boca, además de que Stephan me había ‘obligado’ a bailar cuando yo no quería... No me había gustado eso.
Me separé de él apoyando mis manos en su pecho y le miré a los ojos, haciendo un mohín. Su rostro cambió de expresión y noté como se tornó frío y serio.

- ¿Pasa algo?
- Sí, si pasa. –dije enfadada- Te he dicho que no quería bailar y me has traído aquí, y encima has hecho que dejara a mis amigas plantadas.
- No me has dicho que no quisieras bailar. –alzó una ceja.
- ¡Oh, perdón! Te he dicho que no era lo mío, y a eso suele llamársele indirecta. –recalcé la palabra ‘indirecta’.

Estaba furiosa, aún sin tener ‘motivo’ alguno, pero estaba furiosa. Primero me arrastra a la pista de baile dejando a mis amigas tiradas, luego hace que pase una vergüenza increíble, me pone a menos de un centímetro de él, como si me fuera a hacer vete tú a saber qué, y luego me dice que yo no le había dicho que no quería bailar. ¡Genial!
Le miraba fijamente a los ojos, con el gesto serio, exigiendo una respuesta. Él simplemente miraba a otro lado revolviéndose el pelo con una mano.

- ¡Está bien, está bien! –murmuró al final, mirándome- Lo siento... No quería que te pusieras así.

Me miraba a los ojos, suplicando un perdón. Pensé durante unos instantes en lo que había pasado y cual había sido mi reacción y me sentí... Tonta, muy tonta. Lo de obligarme a bailar no había estado bien, pero tampoco era motivo para enfadarme con él... Después de todo, aún nos ‘estábamos conociendo’, ¿no?
Agaché la cabeza y sonreí. Rodeé con mis brazos su cuello y, poniéndome de puntillas lo besé.

- Tonto... –susurré mientras él me devolvía el beso- Pero no lo vuelvas a hacer, ¿eh?

Me susurró un ‘Señora, sí, señora’ entre risas, y mientras le besaba, le mordí el labio inferior jugueteando. Nos quedamos en medio de la pista así, en un juego interminable de besos, caricias y mordiscos, mezclados con fugaces miradas picaronas.
Cuando terminamos de hacer los crios, porque sí, parecíamos dos quinceañeros, decidimos subir otra vez a los sillones. Cuando nos sentamos intenté divisar a alguien conocido, pero la única persona que pude encontrar fue a Jost.

- Oh Díos mío... –articulé en castellano.

Me sentí bastante extraña al hablar mi idioma otra vez, ya que en todos estos meses desde mi salida de España, sólo había hablado en mi lengua cuando volvimos por las fechas de la gira. Y todo esto tiene un porque... Lo que estaba viendo me había dejado petrificada. David estaba sentado en la barra, -no en los asientos de la barra, sino en la misma mesa- junto a unos vasos vacíos y dos botellas de alcohol. Iba medio despeinado y con la camisa hecha un desastre, por no hablar de que estaba cantando canciones de los Beatles como un loco, o más bien, pegaba berridos... Sentí vergüenza ajena por primera vez en mi vida.

- ¿Lo conoces? –me preguntó Stephan.
- Por desgracia, sí. –suspiré- Es mi jefe.

Lo miró unos instantes y acto seguido empezó a reírse como un loco, ante el show que ‘mi jefe’ estaba montando. Y pensar que ese hombre mandaba sobre mí y me pagaba...
Todo el mundo miraba a David y varias risas circulaban por el local, pero lo peor de todo fue cuando se subió encima de la barra para bailar, y con eso, coger a una pelirroja que pasaba por allí y ponerla a bailar también. Me quedé a cuadros ante el espectáculo que se estaba formando. Decidí ir a buscar a alguien para que lo bajara de ahí ya mismo, pero no encontraba a nadie: ni a Tobi, ni a los chicos... Tal vez todos se habrían escondido por la vergüenza, y bien que hacían.

- Tú, ayúdame a bajarlo.
- ¿Yo? –murmuró Stephan dejando de reírse- No Gema, eso ni de coña, tengo una reputación.
- ¡Qué reputación ni que leches! ¡Si aquí nadie te conoce! Anda, vamos, no quiero pensar que esos músculos sean sólo fachada. ¡Venga!
- Oye, que esto es pura fibra, mira, mira... –empezó a palparse los brazos haciéndose el chulo.

Le tuve que obligar a ayudarme, dándole un empujón. Al final cedió y se subió encima de la barra como si de un gato se tratara. Me dejó atónita. Tan pronto subió, como bajó con David agarrado a él. Me sorprendí ante su agilidad y fuerza, ya que lo que hasta ahora había visto era esa ‘fachada’ de pura fibra... Le indiqué que lo llevara hacia los sillones, y entonces ya pareció que la gente dejó de fijarse en él, gracias al cielo. Lo dejó tirado en uno de los sillones bajo mi atenta mirada. Cogí el móvil y marqué el número de Nathalie.

- ¡Natalia, dime donde coño estás! –me quedé a cuadros, ¿Natalia? Cada vez me españolizaba más aun sin quererlo.
- ¿Natalia? –soltó una risita- Fuera, con Kevin, Bill y una desconocida muy mona, ¿y tú, qué tal todo con tu bombón?
- Bien, bien. Él no es el problema. –iba a hablar pero la interrumpí- El problema es Jost, está borracho y acaba de dar un show... Patético.
- ¿Qué dices? ¿De verdad? –empezó a reírse como una loca, ¿otra igual?- Vale, Tobi estaba por aquí, ahora lo aviso. Hasta ahora pequeña bruja.
- Hasta ahora... ¡Oye! ¿A qué te referías con una desconocida muy mona?
- Ah, no sé, no la conozco... Está por aquí tonteando con Bill, parece bastante animada, aunque él no para de darle largas. Pobre chica. En fin, ahora te veo.

Colgó dejándome con un agudo pitido de haber colgado en el oído. ¿Cómo? ¿Qué Bill qué? Espera... ¿Muy mona? Oh no, la que le iba a presentar una chica a mi amigo era yo, no podían ir por ellas mismas, eso sí que no... Un momento; ¿en qué coño estoy pensando? ¿Qué me pasa? ¡Arg! Ni siquiera sé lo que estoy pensando, Nathalie me ha descolocado, ¡me ha descolocado!
No presté atención a las palabras que Stephan me dirigía, porque seguía ocupada pensando en lo que estaba pasando fuera... Gracias a los ronquidos de Jost, que sí, se había quedado dormido en los sillones, pude volver a la realidad y prestar un poco de caso a mi chico, el cual, ahora, era él quien pasaba de mí. ‘Perfecto, adoro mis paranoias mentales, me lo ponen todo más difícil.’


[center]
¡Konnichiwa Invitado! Bienvenido a Japan World, espero que te lo pases genial aquí. :3




"Every villain is a hero in his own mind" - Tom Hiddleston.

https://www.facebook.com/CosplayGemitah
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.deviantart.com/Geemiitah
*_Gemi-chan~*
Administrador
Administrador


Cantidad de envíos : 859
Puntos : 1154
Fecha de inscripción : 21/08/2008
Edad : 21
Localización : En la iglesia de los Suburbios de Midgar.

MensajeTema: Re: - I will never forget it ~ [Actualización varios capítulos]   Dom Jun 20, 2010 11:28 pm

Capítulo 17.

Stephan paró el coche y un silencio sepulcral reinó allí dentro. Los dos teníamos la cabeza agachada, sin mirarnos. Me acerqué a él, cogiéndole por la mandíbula para que me mirara y lo besé. Al principio parecía rígido, pero luego colocó una de sus manos en mi pelo y me devolvió el beso. Bajé del coche y, cuando estaba a punto de cerrar la puerta, habló.

- Buenas noches, pequeña.

Cerré la puerta y me despedí de él desde mi portal, con un gesto con la mano. Entonces él ya se había marchado. Nada más cerrar la puerta de cristal que había en el edificio, me quité los tacones y subí por el ascensor. Eran diez pisos, así que tenía camino para largo. Estaba apoyada en una de las paredes del ascensor, con las manos en los bolsillos de mi chaqueta, pensando en todo lo que había pasado.
Entré en casa, me puse el pijama y me tiré en la cama, sin preocuparme por desmaquillarme. Abracé mi almohada como estaba acostumbrada a hacer y cerré los ojos, esperando dormirme, pero no podía dejar de pensar en lo que había pasado hoy, esta noche, en la fiesta... ¿Por qué Stephan y yo habíamos discutido dos veces? ¿Por qué? Cuando hablámos por teléfono antes de que viniera, cuando nos vimos en el aeropuerto... Estábamos felices. Tal vez no enamorados, pero estábamos felices por tenernos el uno al otro. ¿Pero ahora? Sí, nos estábamos conociendo después de todo, ¿cuánto llevábamos? ¿días? No llegaba ni a una semana, tampoco era como para alarmarse, ya que todas las parejas tienen discusiones... Pero, ¿tan pronto? ¿Y si Stephan...? ¿Y si Stephan y yo no éramos compatibles? ¿Tal vez sólo sintiéramos una atracción física? Si era así... en que lugar quedaba el amor, eso que yo siempre había esperado. ¿A caso Stephan no me podía dar aquello que yo pedía?

No podía dormirme, y sentía como si unas débiles lágrimas de tristeza quisieran escapar de mis ojos, aunque yo las reprimía con fuerza. Miré el móvil para ver la hora, pero me sorprendí al ver que tenía un mensaje. Genial, de Stephan.

“Pequeña, espero que no te tomes a mal lo de hoy...”

¿Ya está? ¿Eso sólo? ¿Qué quiere decir con eso? ¿Se está culpando a sí mismo? Arg, no entendía nada... Cerré el móvil, sin mirar la hora, que era lo que quería hacer en un principio, e intenté conciliar el sueño.
Nada. No podía dormir.
Habría pasado como una hora y yo seguía sin dormirme. Volví a coger mi móvil, pero esta vez no para mirar la hora, -aunque sí lo hice, las 3:25- y me dispuse a mandarle un mensaje a Bill.

“Bill, ¿estás dormido? ¿Te molesto? Me gustaría hablar con alguien... Te quiero señor Espagueti.”

No pude contener una sonrisa al escribir lo de señor Espagueti, ya que era el nuevo mote que le habíamos puesto Tom y yo a Bill... Le gustaban los espaguetis y él mismo parecía uno, ¿qué más se podía decir?
Vacilé antes de pulsar la tecla para enviarlo. ¿Y si Bill estaba dormido? No quería despertarlo por una tontería mía... O peor, ¿y si seguía con... aquella chica mona? Me armé de valor y finalmente le envié el mensaje, ¿qué otra cosa podía hacer? Si estaba durmiendo tendría el móvil apagado, y si estaba con esa chica... No prestaría atención a mi mensaje. Simple.

Cinco minutos después la pantalla de mi móvil se iluminó. No era ni un mensaje, era una llamada.

- Bill...
- ¿Qué pasa señora internacional? –dijo en tono burlesco. Los dos no reímos.- Bueno, ¿de qué querías hablar?
- Espera, espera... ¿te molesto? No quiero...
- Para nada, estaba viendo la tele.
- ¿A estas horas?
- Sí, no tengo sueño, y la fiesta me aburría. Cada uno tenía algo que hacer menos yo.
- Bueno, Nathalie me dijo que estabas con una chica...
- Era una fan, y tenía quince años. ¡Por Dios! ¡Si casi me viola cuando me ha visto! –empezó a reírse.
- ¿Y eso que tiene que ver? Podría...
- No, no podría, Geme.
- ¡Bueno! ¡Quieres dejar de interrumpirme cuando hablo! –escuché un maullido proveniente de Bill y no pude evitar carcajearme. Él era el único que podía sacarme una sonrisa aún sin quererlo.
- En fin, Geme, ¿de que querías hablar? Ya sabes que no molestas para nada.
- Em... –sentí como si todas las palabras se me atascaran y no pudiera pronunciar nada- Es... Stephan. –asintió con una onomatopeya- Las cosas no van bien entre nosotros.
- ¿Cómo que no van bien? ¿Tan pronto?
- ¡No! Espera, si van bien, pero... hoy no. Nos hemos enfadado dos veces, y... –suspiré- Me preocupa que no seamos ‘compatibles’.
- Pero te vuelvo a preguntar, ¿tan pronto? Si aún os estaréis conociendo...

Estuvimos hablando durante mucho tiempo, como una hora o así. Llamar a Bill era lo mejor que había hecho, ya que gracias a él, a sus consejos, me sentía mucho mejor... Me dijo que no preocupara, que le diera tiempo a conocernos, ya que aún era demasiado pronto para preocuparme por algo así. Además de animarme, hizo que me pudiera reír un buen rato.

- ¿Sabes? Acabo de escuchar a Tom pasar por delante de mi habitación.
- Si que ha llegado tarde, ¿no? Oye, y ¿cómo lo has oído? –estaba intrigada.
- Como para no oírlo, entre las deportivas que hacen ruido a cada paso que da, y la música que lleva puesta... Algún día asesinaré a su móvil, te lo juro. –los dos no reímos.- Buah, ¿sabes qué? Siempre he tenido curiosidad por saber donde lleva mi hermano a las tías que se liga, porque por casa nunca aparece, y en el coche tiene que ser un poco repetitivo...
- ¡Bill! –grité, riéndome sin parar- ¡No me seas mente sucia!
- ¡Pero es verdad! –él tampoco podía parar de reírse.
- ¿Y por qué no se lo preguntas? Sois gemelos, se supone que hay confianza. –tenía que aguantarme la risa para hablar. Menos mal que vivía sola, porque ya se estarían cagando en mí los vecinos de al lado.
- ¡¡Quita, quita!! Que una vez se lo pregunté porque no apareció por casa y me lo contó ¡todo! ¡¡Pero todo, todo!! –empecé a reírme- No, a mí no me hizo gracia, ¿eh? Ponte en mi lugar, imaginándote a tu propio gemelo en el tema con una tía, pero ojo, con todos los detalles... ¡Puaj!

No podía parar de reírme con Bill, ¡incluso empecé a llorar! También lo escuchaba a él reírse, aunque no paraba de contarme anécdotas así. Este chico era increíble... Te podía sacar una sonrisa cuando más lo necesitaras...
Al final se nos hizo muy tarde, así que decidimos colgar, que ya era hora. No porque tuviéramos que trabajar, que no, sino porque nos levantaríamos a las cinco de la tarde.

- Buenas noches, princesa. –y su dulce voz fue lo último que escuché antes de cerrar los ojos.


[center]
¡Konnichiwa Invitado! Bienvenido a Japan World, espero que te lo pases genial aquí. :3




"Every villain is a hero in his own mind" - Tom Hiddleston.

https://www.facebook.com/CosplayGemitah
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.deviantart.com/Geemiitah
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: - I will never forget it ~ [Actualización varios capítulos]   Hoy a las 3:47 am

Volver arriba Ir abajo
 
- I will never forget it ~ [Actualización varios capítulos]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 4 de 4.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4
 Temas similares
-
» Noticias, entrevistas y curiosidades
» fan films varios
» Tutoriales, aprendiendo varios temas
» Lyon Eng *ACTUALIZACIÓN 26 De Junio 2011* en primer Post!
» MACRAME: PULSERITAS EN VARIOS COLORES Y MATERIALES

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Japan World :: Zona fan :: Historias-
Cambiar a: